Navegación

Lilith Enid Alessia Mikhail
Últimos temas
» Lost Dimensions {Elite}
Jue Dic 27, 2012 6:36 am por Afiliación

» City Hunters; El fin del mundo {Élite}
Mar Dic 18, 2012 9:16 am por cc1977

» Over The Limit [Elite]
Miér Ago 15, 2012 4:32 pm por Invitado

» Love is Destruction {Af.Normal}
Sáb Jul 07, 2012 11:58 pm por Invitado

» Blue Garden - Rol hard yaoi, shota y adulto - Elite
Jue Jul 05, 2012 6:30 pm por Invitado

» Twilight Saga Rol {Afiliación normal}
Miér Jun 27, 2012 7:55 pm por Invitado

» Twilight Rol Suiza {Afiliación Élite}Un año ONLINE !!!
Mar Abr 24, 2012 2:19 pm por Invitado

» The Hogwarts War ELITE
Mar Abr 24, 2012 3:48 am por Invitado

Foros hermanos
Vótanos




Click ClickClick Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click ClickAfter the end of WorldUniversité Fourvière Fin del MundoFin del MundoFin del Mundo

Trama Misterio gélido {Epílogo: Persecución}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Trama Misterio gélido {Epílogo: Persecución}

Mensaje por Amorphs el Sáb Jul 30, 2011 9:24 am

Las criaturas lentamente van regresando sus pasos y deshaciendo el camino que habían hecho al principio, cuando habían aparecido en las llanuras y se habían dividido en búsqueda de víctimas, para volver a formar aquel grupo inicial. Un llamado los ha hecho abandonar su sed de sangre y regresar de nuevo obedientes. Se unen en una comunidad enorme que cubre el suelo con cuerpos de formas grotescas y sus chillidos empiezan a resonar por toda la quietud de glaciares de hielo que formaban aquel terreno. Sus chillidos se propagan como si estuvieran siendo producidos desde puntos distintos, son gruñidos y graznidos definitivamente más animalescos que humanos. Pero de alguna forma, no obstante, así se comunican entre ellos y al parecer llegan a entenderse. Los últimos seres en unirse al grupo son las mellizas: aquellas criaturas de aspecto excesivamente infantil y marcadas por todo el cuerpo con desfiguradas manchas de color pardo, sus rostros son idénticos pero mientras una sangra de la nariz y los labios, la otra se agarra con fuerza el vientre herido de una bala. Sus heridas las han retrasado pero al final logran llegar con el resto de la comunidad de amorfos.

El silencio acontece a la espera de que regresen más criaturas aún, las que faltan, pero no hay ningún otro rezagado del grupo: los ausentes han caído víctimas de los humanos o los mutantes a los que intentaban capturar. El plan ha sido un fracaso.

Pasan los minutos y el silencio y entonces la marabunta de criaturas vuelve a dispersarse por las llanuras pero esta vez no es como la primera, esta vez no son individuos caminando en busca de un víctima sino que todos juntos se abalanzan como una avalancha de locura y furia a la captura de un trozo de carne viva. Y arrasan con todo, con todos y todos: con los mutantes que aún no han podido volver al continente, con los humanos que se han perdido en su intento de salir, con los exploradores que no han sabido entender la señal de aquel extraño cambio de conducta.
Los seres arrasan con todo y destrozan, arrancan, desgarran, avanzan sin que nada los pueda detener. Los gritos de sus víctimas, humanos y mutantes sin distinción, se entremezclan con sus gruñidos de rabia y forman una sinfonía atroz de dolor y sangre que invade la frialdad del hielo. Nada detiene a esas criaturas amorfas que arrastran a todo aquel que pillan y despedazan en segundos para luego comer sus entrañas con hambre voraz. Capturan a todos los rezagados, atrapan los restos de los muertos en las anteriores peleas y se sacian incluso con los cuerpos de aquellos compañeros suyos que no han podido regresar. Nada les detiene hasta que alcanzan el límite de las llanuras y la nieve desaparece dejando paso a la roja escarpada de las montañas, una tenue hilera de abetos perennes rodea la base de aquellos altos picos. Entonces frenan todos a la vez y, tras husmear en el aire y hostigar entre las sombras de los primeros árboles -porque saben que ahí hay más mutantes o humanos escondidos-, empiezan a retroceder todos juntos de nuevo en su grupo. Sus pisadas son solo inaudibles pasos sobre las capas de hielo que se alejan en silencio hasta que, de una forma parecida a su primera aparición, se difuminan por completo en el horizonte solo dejando como recuerdo de su presencia el tinte rojizo con el que han teñido el hielo de las llanuras. El silencio de la carroña vuelve a invadirlo todo y entonces se desvelan los restos de los que no han sobrevividos. Los cuerpos desfigurados de hombres y mujeres, chicas y chicos, víctimas de esos seres y que se encuentran esparcidos por doquier; muchos sobre todo incautos que habían ido a curiosear sin tener en cuenta el peligro, otros tantos que se quedaron atrás para tratar de proteger a los suyos, otros que quisieron investigar más. Entre los muchos cuerpos se encuentra el aún hermoso y joven de Katherine Lemacks, que ya no volverá a las naves; de Lilith, no obstante, no se encuentra nada en absoluto.

Las criaturas desaparecen por completo como si nunca hubieran existido pero los restos de su matanza son un claro aviso de que la próxima vez ni siquiera las montañas van a detenerlos. La persecución ha comenzado.




Y os destruiremos a todos...
avatar
Amorphs
Narración


Cantidad de envíos : 17
Fecha de inscripción : 04/05/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama Misterio gélido {Epílogo: Persecución}

Mensaje por Apocalíptica el Sáb Jul 30, 2011 9:48 am



Fin de la Trama




Si me estás sintiendo...
significa que empezarás a sufrir.


¿Ya sabes quién soy? ~ Divirtámonos
avatar
Apocalíptica
Narración


Cantidad de envíos : 260
Fecha de inscripción : 23/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.