Navegación

Lilith Enid Alessia Mikhail
Últimos temas
» Lost Dimensions {Elite}
Jue Dic 27, 2012 6:36 am por Afiliación

» City Hunters; El fin del mundo {Élite}
Mar Dic 18, 2012 9:16 am por cc1977

» Over The Limit [Elite]
Miér Ago 15, 2012 4:32 pm por Invitado

» Love is Destruction {Af.Normal}
Sáb Jul 07, 2012 11:58 pm por Invitado

» Blue Garden - Rol hard yaoi, shota y adulto - Elite
Jue Jul 05, 2012 6:30 pm por Invitado

» Twilight Saga Rol {Afiliación normal}
Miér Jun 27, 2012 7:55 pm por Invitado

» Twilight Rol Suiza {Afiliación Élite}Un año ONLINE !!!
Mar Abr 24, 2012 2:19 pm por Invitado

» The Hogwarts War ELITE
Mar Abr 24, 2012 3:48 am por Invitado

Foros hermanos
Vótanos




Click ClickClick Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click ClickAfter the end of WorldUniversité Fourvière Fin del MundoFin del MundoFin del Mundo

Señor Mikhail... ¡Manifiéstese! | ¿Mikhail?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Señor Mikhail... ¡Manifiéstese! | ¿Mikhail?

Mensaje por Valerie el Mar Nov 15, 2011 10:35 am

Se encontraba haciendo todo aquello que se suponía que debía de hacer, vigilar a quienes tenía a su mando y por quiénes respondía, dirigirlos y elaborar nuevos planes de defensa por si algún mutante osaba atacar la ciudad.
Pero, después de todo eso y de terminar con su horario, de cumplir con su jornada, no tenía nada más que hacer... Ciertamente permanecía vigía ante cualquier detalle, cualquier ruido y cualquier silencio.
Aunque, por aquellas horas, las seis o siete de la tarde, cuando el ocaso teñía de color rojo sangre aquel cielo tan ajeno a sus ojos.
Se suponía que Mikhail, era un tipo serio, pero... Claro, tanto estar enfrascado en sus experimentos y en todo aquello que hiciesen los científicos, le tenía totalmente absorto y por lo visto no podía ni observar cómo las horas pasaban.

Valerie, sacó algo de tabaco de su bolsillo, apenas daría para un cigarrillo, así que nadie se daría cuenta de que había desaparecido un poco... De todos modos, uno de los que fumaba ya sabía que ella de vez en cuando le desaparecía una pequeña porción de su tabaco, así que mientras ella velaba por la seguridad del trasero de varias personas, ¿qué más les daba un poco de tabaco? Hasta el tío ese se lo había dicho y eso que apenas se conocían. Pero, en fin, no era de avisar... Era más de dejar el dinero equivalente a fin de mes, sin tener que avisar a nadie de qué hacía, pero bueno...
No era fumadora por costumbre, cuando le apetecía echaba un par de caladas y poco más.
Ella se despojó de su chaqueta negra de tres cuartos cuando terminó de liar aquel cigarrillo, la estiró contra una piedra, haciendo que se deslizase por el césped y se sentó en la chaqueta que estaba encima del mismo, apoyando la espalda y cabeza en aquella enorme piedra, deslizando sus gafas hacia sus ojos, oscuros como el buen café.

-¡Por fin!

Una estela amarillenta y desgastada (gracias a la visión de las gafas) aparecía a lo lejos, ¿era probable que fuese aquel que se hacía de rogar?, mientras tanto Valerie sólo suspiro encendiendo el cigarrillo y dando una calada permitiendo al humo que se alojaba en sus pulmones salir entre sus labios con lentitud formando un velo blanquecino y grisáceo delante de su rostro.
Sinceramente, esperar le ponía de los nervios, las tardanzas y la impuntualidad, podía ser porque ella había aprendido a comportarse como un reloj desde que vivía sola, sin nadie, teniendo como único objetivo para despertarse trabajar y volver.


Última edición por Valerie el Lun Nov 28, 2011 1:00 am, editado 2 veces


Pienso, hablo y actúo.


avatar
Valerie
Miembro de La Organización


Cantidad de envíos : 37
Fecha de inscripción : 11/07/2011
Localización : Donde deba estar.

Datos
Edad: 29
Nivel/Poder: Nivel 6.
Resistencia mental:
5/10  (5/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: Señor Mikhail... ¡Manifiéstese! | ¿Mikhail?

Mensaje por Mikhail Kostova el Mar Nov 15, 2011 12:02 pm

Había sido un día duro; como siempre, para qué nos vamos a engañar. Ser el líder de un gran hormiguero de gente es un trabajo duro, hay demasiadas cosas de las que ocuparse, sobretodo cuando quieres que ese hormiguero funcione bien. Sobretodo teniendo en cuenta que esas hormigas no son estúpidas y fácilmente manipulables y tienen ideas propias y, en ocasiones, demasiada creatividad(al menos en su mayoría, sobretodo los militares me tocaban mucho la moral con su oligofrenia permanente).
Y yo quería que esa maquinaria funcionara como un reloj suizo.

En fin, volviendo al tema que nos ocupa, salí de las naves con paso rápido. Incluso alguien como yo necesitaba airearse de vez en cuando. Además, tenía una "cita" con alguien importante. "Un momento", pensé de repente, "¿por qué tanta prisa? Por una vez que no tienes un trabajo entre manos con urgencia por solucionarlo, ¿por qué no te paras y caminas en vez de correr?"
Me paré en seco, medité ese pensamiento que me había rondado la mente, y en menos de un segundo lo deseché. No, no me gustaba la calma. Ahora no era momento de dedicarse a la observación de las musarañas, como decía cierto profesor mío de mi infancia. Qué hombre más odioso, por cierto, siendo yo como era perfecto.

En fin, con mi andar rápido habitual, y por rara vez, sin mi bata blanca impoluta ondeando tras de mí. Llevaba unos pantalones vaqueros y un jersei de cuello alto de color crema. Vestimenta totalmente normal. De hecho me asombra acordarme de algo tan trivial como lo que llevaba puesto. Llegué a donde me esperaba mi "cita".
Una pequeña sonrisa ladeada, algo irónica, apareció en mi rostro a la vez que fruncía el ceño.
-Eso mata, ¿lo sabías? Ya sé que tenemos buenos médicos en La Organización, pero el cáncer de pulmón y/o garganta aún no tiene un 100% de intervenciones exitosas. -dije con acidez a modo de saludo. Sí, una manera rara de saludar, pero nosotros somos así. -Buenas, Valerie. -esta vez sí, la saludé como marcaba el protocolo, y con un movimiento de cabeza.
La miré con extrañeza.
-¿"Por fin"? ¿Y eso? -no sabía qué pasaba, no recordaba a qué hora habíamos quedado. Tal vez había llegado tarde. ¡Inconcebible! Traté de hacerla olvidar el asunto, si no normal que estuviera molesta.
-¿Por qué querías verme, aquí fuera? -pregunté mientras me sentaba a su lado, apoyándome contra la piedra, y fijando mi mirada gris en el horizonte.




No siempre soy tan serio:
avatar
Mikhail Kostova
Líder de La Organización


Cantidad de envíos : 689
Fecha de inscripción : 21/12/2009

Datos
Edad: 27
Nivel/Poder: Nivel 9.
Resistencia mental:
6/10  (6/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: Señor Mikhail... ¡Manifiéstese! | ¿Mikhail?

Mensaje por Valerie el Lun Nov 28, 2011 1:08 am

Por fin llegó aquel a quién esperaba, quien con una sonrisa la "regañó" cabe destacar. Valerie únicamente sonrió de lado marcando aquel surco de su mejilla cómo si lo que Mikhail le contaba acerca del cáncer fuese lo más normal del mundo... Y lo más gracioso.
Sí, señor... Esos saludos le caracterizaban y a Valerie le gustaba que no fuese tan normal, o simple, o aburrido, como el resto de sus compañeros de la organización.

Éste tras el sermón que se había convertido en saludo se sentó al lado de Valerie apoyando su espalda contra la roca al igual que ella hizo minutos antes, quedando ambos a la misma altura.Y saludándola en condiciones finalmente, cosa que Valerie obvió, le gustó más el primer saludo del rubio.
-Luego te quejarás de que YO llegue tarde. - Teatralizó llevándose la mano hacia donde se suponía que se hallaba el corazón de todo ser humano... Riendo suavemente al escuchar la pregunta de quien le acompañaba, volviendo a mostrar la seriedad en su rostro al terminar de reír.

-Oh, vamos, no me digas que debo pedir cita para ver a un amigo. - Su único amigo a decir verdad, siempre habían sido amigos pese a lo mucho que ambos podían haber cambiado con el tiempo.
Valerie, sonrió fugazmente, una sonrisa tímida... Que se había producido por primera vez en compañía del científico, y por primera vez en general... Le había costado, no recordaba que su rostro poseyese tantos músculos para realizar un hecho tan sencillo, este pensamiento hizo que su rostro retomase su seriedad usual y se cruzase de brazos aún apoyada en la piedra.

- No has cambiado nada... - Murmuró con cierta ironía, refiriéndose a cómo era el de pequeño y al paso de la edad. Que en su caso era menor que la de Valerie pero, se le notaba algo más que a ella.
- Me sorprende que no lleves tu bata de siempre... - Puntualizó como si tratase de sacar un tema de conversación. Aunque por esa regla de tres él podría decir lo mismo.
Valerie le dio otra calada al cigarro, más larga, más profunda. Permitiendo la salida del humo por aquel pequeño hueco de sus labios entreabiertos.
Su compañero miraba al horizonte como si algo se le hubiese perdido en la lejanía de donde ellos se encontraban y ella terminaba de expulsar el humo de entre sus labios como una pequeña brisa contaminada de antaño.


Pienso, hablo y actúo.


avatar
Valerie
Miembro de La Organización


Cantidad de envíos : 37
Fecha de inscripción : 11/07/2011
Localización : Donde deba estar.

Datos
Edad: 29
Nivel/Poder: Nivel 6.
Resistencia mental:
5/10  (5/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: Señor Mikhail... ¡Manifiéstese! | ¿Mikhail?

Mensaje por Mikhail Kostova el Mar Nov 29, 2011 11:59 am

Giré mi cabeza con parsimonia, dejando de mirar el horizonte para fijar mis ojos grises en ella. Levanté una ceja con curiosidad. Valerie, tan teatral, tan exagerada. Y, inusualmente, de buen humor.
-Vaya, te noto muy contenta. ¿Puedo preguntar a qué se debe? -esa sonrisa en sus labios era un acto poco habitual, no solía vérsela tan... expresiva. En eso supongo que nos parecíamos, aunque era distinto. Ella de pequeña sí sonreía, sí era feliz, y alegre. Pero hacía unos años ya que no se la veía así. Adulta, hermosa, pero distante y fría como una estatua de mármol. Algo la había cambiado, algo la había marcado profundamente. No como a mí. A mí no me había pasado nada, es más, yo considero que estoy perfectamente, es la sociedad que está loca. Tsk.

Volteé los ojos con esos pensamientos hasta que recordé que estaba conversando amigablemente con ella, si es que algún día hago eso con alguien, y me seguí la conversación, si bien inútil, no desagradable del todo. Me sentía bien hablando con ella.
-En cambio tú sí. -sonreí levemente, esa pequeña sonrisa cuadrada y mecánica que hacía por convención social, más que porque me gustara hacerlo. -Te recuerdo, eras la típica niña insoportable, sonriente e hiperactiva que no paraba quieta, con sus coletas saltando arriba y abajo, arriba y abajo, desafiando cualquier ley de Newton. -reí, la metáfora me hizo gracia a mí mismo. "Si es que estoy hecho un poeta", pensé para mí con satisfacción.

Bajé la vista hacia mi indumentaria.
-¿La bata...? -cierto, no la llevaba. Estaba acostumbrado a ella, era ya una parte de mí. -Bueno, no esperarás que la saque a fuera, ¿verdad? -me sacudí un poco de polvo de mi jersei claro, maniático. -La bata es para impedir que parte de mi contamine las muestras de laboratorio, sacarlo fuera de los laboratorios esterilizados sería una tontería suprema. -dije medio gruñón, ¡como si no fuera evidente lo que estuviera diciendo!




No siempre soy tan serio:
avatar
Mikhail Kostova
Líder de La Organización


Cantidad de envíos : 689
Fecha de inscripción : 21/12/2009

Datos
Edad: 27
Nivel/Poder: Nivel 9.
Resistencia mental:
6/10  (6/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: Señor Mikhail... ¡Manifiéstese! | ¿Mikhail?

Mensaje por Valerie el Mar Dic 06, 2011 6:15 am

Valerie entrecerró los ojos cuando Mikhail se percató de aquel resquicio de felicidad que se manifestó en la timidez de su primera sonrisa en años. Meditó un instante para poder responder al científico. ¿Que por qué estaba tan contenta? Hmm... Difícil pregunta, su cabeza era un hervidero de pensamientos y ardía más que un caldero al fuego.

-No estoy MUY contenta... - murmuró y tras parpadear un par de veces se aclaró la garganta. - Es que... Estar así, sentados juntos y hablando me ha recordado a aquellas reuniones en las que nos veíamos y, en las que me metía contigo. - ¿Por qué no decirlo? Valerie además de ser una niña muy alegre, avispada e hiperactiva, disfrutaba molestando de tanto en cuanto a su joven amigo, tan adorable como un niño... Espera, era un niño. En fin...

Niega con la cabeza escuchándole, como si aquella no fuese ella, en realidad, no era ella, al menos no ahora, aquello no era más que un recuerdo de alguien que parecía irreconocible en la actualidad.
-Lo sé... - “Y menos mal” pensó encogiéndose de hombros apartando la vista de los ojos de Mikhail para volver a observar la inmensidad del cielo. - ¡Imagínate que hubiese seguido llevando coletas! ¡O dando saltitos como antaño! Parecería una especie de cabra travestida. Seguro. - Comentó con actitud reflexiva, echando una gran calada al cigarrillo que con lentitud se iba consumiendo entre sus labios y volvía a descansar entre sus dedos.

Observó la vestimenta del rubio que ahora mismo se estaba reconociendo a sí mismo, negó con la cabeza mientras le escuchaba. - Vale, vale... ¡Si hasta pareces más chica que yo! - Se metió con él por su manía de estar impecable con o sin bata. - Creo que con todo el tiempo que llevas en ese laboratorio ya estás esterilizado. Dudo que contamines nada...- Bromeó con aquella seriedad que caracterizaba su rostro, contradiciendo a ésta (su seriedad) el brillo alegre de sus ojos oscuros.
Le hacía gracia cuando Mikhail se ponía gruñón, le recordaba a uno de los siete enanitos de blancanieves, solo que más guapo, sí... Mikhail con esa actitud se parecía demasiado a uno de aquellos hombrecitos de la antigua película que se había perdido con el resto del mundo que habían conocido alguna vez.


Pienso, hablo y actúo.


avatar
Valerie
Miembro de La Organización


Cantidad de envíos : 37
Fecha de inscripción : 11/07/2011
Localización : Donde deba estar.

Datos
Edad: 29
Nivel/Poder: Nivel 6.
Resistencia mental:
5/10  (5/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: Señor Mikhail... ¡Manifiéstese! | ¿Mikhail?

Mensaje por Mikhail Kostova el Jue Dic 29, 2011 6:24 am

Arqueé una ceja con gesto escéptico, mis brazos cruzados sobre el pecho. Respiraba profundamente, relajado, pero a la vez, con cuidado, pues desde el episodio en las Llanuras Heladas tenía mi tórax un poco resentido por un par de costillas rotas que aún no se habían soldado del todo.
-¿Que no estás TAN contenta? Pero si hacía años que no se te veía mover tantos músculos faciales. -comenté con acidez. Sí, ella era muy expresiva en sus tiempos, pero en los últimos años había llegado a hacerme la competencia incluso a mí, considerado un antisocial por esta insulsa sociedad con la que no tenía ningún interés de compenetrarme.

Y es que mis intereses por desarrollar la tecnología casi nunca habían estado de parte de desarrollarla por el bien de la humanidad. Más bien, había sido una forma de dar rienda suelta a mis intereses científicos y a mi curiosidad. Y si de paso ayudaba a la gente a vivir mejor, más cómoda y segura, pues mira, todos contentos, y así además tenía más probabilidades de que los peces gordos del Gobierno me dieran vía libre para hacer lo que fuera.
En cuanto a La Organización... Eso ya era otra cosa. En eso me había dejado arrastrar por la rabia que sentí cuando mataron a Irina hace unos años y por el entusiasmo y la aún más rabia de Dylan, el cual, al parecer, aún no lo había superado.
Nunca sentí un odio irracional hacia los mutantes como él, de hecho, como siempre, nunca sentí mucho más que curiosidad científica en torno a ellos. Lo que también sentía, a pesar de eso, era miedo. Sé que si los mutantes me cogen algún día, yo seré el primero en morir o en ser torturado, por todo lo que represento. Así que me rodeé de cerebritos y soldados con tal de estar bien protegido en mi torre.
Pero todo esto eran elucubraciones que no debía contarle a Valerie.

Me centré de nuevo en la conversación, algo sorprendido por las últimas palabras que había oído, y que no me cuadraban en ningún contexto factible.
-¿...Cabra travestida? -me quedé con mis ojos azul grisáceo abiertos de par en par, fijos en su boca que acababa de hablar. -¿Me he perdido algo, o simplemente esa es la comparación más surrealista que he oído nunca? -pregunté, realmente confundido.
Hice un gesto con la mano.
-Olvídalo. -miré al cielo. Era un día hermoso, y últimamente las cosas no me iban mal. Me sentía de buen humor, y no tenía ganas de discutir por memeces sin sentido con alguien a quien conocía desde hacía tanto tiempo.

Escuché su último comentario, y a medida que ella hablaba, fui frunciendo más los labios en una mueca de disgusto, progresivamente, sin siquiera darme cuenta.
-Los militares sois todos iguales. Para vosotros, lo importante es hacer las cosas a lo grande, con muchas explosiones y lucecitas por todas partes, sin preguntaros el por qué las cosas son así ni el cómo se hace bien. -me crucé de brazos, malhumorado de nuevo. -Tú eres más inteligente que la mayoría de ellos, deberías preocuparte más. Y deberías tener clarísimo que la más mínima mota de polvo de cualquier porquería de sustancia que no esté prevista -descrucé los brazos para representar con los dedos una cantidad pequeña, pronunciando las cosas con sus sílabas marcadas entre sí. -puede influir en los resultados. Y los resultados pueden ser que, oh, la pistola que sacas en el momento crucial para que no le arranquen la cabeza a alguien, pues no funcione. Para que te hagas una idea en un ejemplo que tú verías cotidianamente. -estaba mosqueado. Los militares me sacaban de quicio, pero a veces olvidaba que Valerie era una de ellos, y que no había que generalizar siempre.

Respiré unos instantes, y me di cuenta de que había sobrereaccionado. Miré a mi alrededor, para volverme a cruzar de brazos.
-...lo siento. -musité, sin mirarla directamente a los ojos. -Me he pasado.




No siempre soy tan serio:
avatar
Mikhail Kostova
Líder de La Organización


Cantidad de envíos : 689
Fecha de inscripción : 21/12/2009

Datos
Edad: 27
Nivel/Poder: Nivel 9.
Resistencia mental:
6/10  (6/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: Señor Mikhail... ¡Manifiéstese! | ¿Mikhail?

Mensaje por Valerie el Jue Ene 19, 2012 10:54 am

Suspiró, uno de esos suspiros irrespetuosos que te salen al querer reír y no conseguirlo, pero que se traducen del mismo modo. Valerie obvió el porqué de su aparente sorpresa tras la pregunta, a decir verdad hacía años que no reía, pero no se iba a acabar el mundo por dicho suceso. Sería una putada que después de lo que todos, humanos y mutantes, hemos pasado se acabase el mundo por segunda vez, sería un cachondeo de la naturaleza, o que ésta tiene un sentido del humor bastante ácido.
Fruncí el entrecejo al preguntarme por tal comparación de mi yo niña con coletas y que daba saltitos con una cabra travestida, ¿tanto se había oxidado mi sentido del humor? Tras dar un par de vueltas a tal pregunta, volvió a depositar la atención en su amigo. Observó con cuidado cada seña que su lenguaje corporal emitía, era como si le estudiase, a decir verdad, Valerie tenía una extraña fijación en las personas con las que hablaba, era extraño, sentía que si no las veía, gesticular y demás, el mensaje se encontraba incompleto y su sentido era realmente confuso.

A medida que Mikhail soltaba todas aquellas palabras que entre sí formaban un discurso y hacían que este se crispase más aún, Valerie expulsaba humo por la nariz con lentitud. Cuando este terminó, arqueó la ceja izquierda aún sin decir nada, dando una calada a aquel compañero que sostenía entre sus dedos como si dicho hecho fuese el mayor placer posible que se pudiese experimentar, haciendo que incluso su cuerpo tenso se relajase levemente.
Cuando Mikhail volvió en sí, respiró cogiendo la mayor cantidad de aire posible, como quien siente que éste se escapa y necesita retenerlo en sus pulmones así como Valerie hacía con el humo.
El científico no la miró directamente pero se disculpó por lo que había dicho, se había pasado, es cierto. Sin embargo, Valerie le puso la mano en el hombro, dándole dos palmaditas afectuosas y retirando su mano de nuevo para colocarse el cigarrillo en ella.

-Tranquilo, sé lo importante que es tu trabajo para ti...

Fue lo único que pudo decirle a modo de consuelo, tratando de comprenderlo. A fin de cuentas, para Valerie su trabajo por x o por y era bastante importante también y aunque ambos tenían diferentes razones históricas para sentir lo que sentían por sus trabajos seguía siendo de las cosas más importantes para los dos.

- ¿Estás mejor?

Continuó, sacudiendo levemente el cigarrillo contra un trozo de piedra o algo de un material similar. Se recogió un mechón de pelo, colocándolo tras su oreja, pendiente de como pudiese sentirse su amigo en aquel momento.


Pienso, hablo y actúo.


avatar
Valerie
Miembro de La Organización


Cantidad de envíos : 37
Fecha de inscripción : 11/07/2011
Localización : Donde deba estar.

Datos
Edad: 29
Nivel/Poder: Nivel 6.
Resistencia mental:
5/10  (5/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: Señor Mikhail... ¡Manifiéstese! | ¿Mikhail?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.