Navegación

Lilith Enid Alessia Mikhail
Últimos temas
» Lost Dimensions {Elite}
Jue Dic 27, 2012 6:36 am por Afiliación

» City Hunters; El fin del mundo {Élite}
Mar Dic 18, 2012 9:16 am por cc1977

» Over The Limit [Elite]
Miér Ago 15, 2012 4:32 pm por Invitado

» Love is Destruction {Af.Normal}
Sáb Jul 07, 2012 11:58 pm por Invitado

» Blue Garden - Rol hard yaoi, shota y adulto - Elite
Jue Jul 05, 2012 6:30 pm por Invitado

» Twilight Saga Rol {Afiliación normal}
Miér Jun 27, 2012 7:55 pm por Invitado

» Twilight Rol Suiza {Afiliación Élite}Un año ONLINE !!!
Mar Abr 24, 2012 2:19 pm por Invitado

» The Hogwarts War ELITE
Mar Abr 24, 2012 3:48 am por Invitado

Foros hermanos
Vótanos




Click ClickClick Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click ClickAfter the end of WorldUniversité Fourvière Fin del MundoFin del MundoFin del Mundo

Mini-trama: érase una vez, el cuerpo amorfo. (Emma O'Connor)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mini-trama: érase una vez, el cuerpo amorfo. (Emma O'Connor)

Mensaje por Mikhail Kostova el Miér Dic 07, 2011 11:59 am

Las puertas del ascensor de la sede de La Organización se abrieron tras el sonido que indicaba que éste se había detenido en esa planta. La segunda planta, ocupada en su totalidad por los laboratorios de la División Científica. Y, al abrirse, cual rey majestuoso paseándose por su imperio, salió de la caja metálica el doctor Mikhail Kostova, con su bata blanca impecable ondeando tras él como la capa de un monarca y sus gafas de ligera montura metálica reluciendo con la luz del sol que se colaba por las grandes ventanas de los pasillos.
Avanzando con paso imponente, seguro de sí mismo. Respiró una profunda bocanada de aire, satisfecho. Expectante, cual niño que espera ir al parque de atracciones.


Hoy iba a ser un gran día, estaba seguro.
Llevaba desde que había convocado la autopsia del ser amorfo que habíamos conseguido derribar en las llanuras heladas sabiendo esto. Sería un gran día para todos: La Organización, la Ciencia, y nuestra lucha por comprender cómo estaba el mundo en estos momentos. Tal vez incluso aprendíamos algo de nuestros enemigos los mutantes. Las posibilidades eran infinitas, y miles de teorías y especulaciones se formaban en mi mente.

Llegué al laboratorio, donde me estaba esperando la becaria que haría de mi ayudante en esta ocasión. Se trataba de una muchacha muy prometedora, en la que me había fijado hacía poco, y con la que, confiaba, todo saldría a pedir de boca. También estaban, de pie en un lado de la habitación, unos cuantos reclutas nuevos en prácticas, futuros científicos de mi "legión de cerebritos", como se empeñaba en llamar Dylan a mi querida y cuidada División. Aguardaban tensos, esperando una clase magistral, con libretas en mano y todos ataviados con batas blancas a juego. Los saludé a todos con un leve "buenos días" y un gesto de cabeza.

La becaria me ayudó a sacar el cadáver, conservado en una cámara frigorífica, y a disponerlo todo para que cuando llegara nuestra experta bióloga, Emma O'Connor, la sesión resultara productiva.
Mientras estaba indicando a la becaria donde debía colocar todos los instrumentos y material necesario, al fin escuché unos pasos resonar en el silencioso pasillo. Nos encontrábamos en una sala aparte del laboratorio donde trabajaban todos los demás, pues no sabíamos si el cuerpo era peligroso y podía contagiar alguna enfermedad a los presentes.

Saludé con un gesto de cabeza a O'Connor. Vi de reojo que la becaria lo había puesto todo como le había ordenado, y que esperaba en una esquina, obediente, mis siguientes órdenes.
-Buenos días, señorita O'Connor. -le tendí una mascarilla y un par de guantes de látex. Me tomé la libertad de no mencionar que había llegado unos minutos tarde, me encontraba de un excelente humor y eso no me había molestado a penas. Arqueé una ceja. -¿Le parece si empezamos ya?
Destapé el voluminoso cuerpo del amorfo que habíamos derribado. Realmente, hacía tiempo que no lo veía, y debo reconocer que resultaba imponente. Era grande, corpulento. Sus extremidades superiores eran anormalmente largas, teniendo en cuenta que el resto de su físico era extrañamente humanoide, y culminaban en unas poderosas garras, similares a las de un topo. Recordaba aún con un escalofrío cuando mi equipo se enfrentó a él. Recordé que, al andar, se mostraba encorvado, como si su espalda se resintiera del peso añadido que resultaban sus largos brazos.
-Bien, empecemos con lo que se ve a simple vista. Si no le importa, empezaré con lo que me ha llamado la atención a mí, y si tiene algo que añadir o que corregirme, por favor, hágalo. Recuerde hablar en voz alta; debe ser audible para nuestros queridos aprendices. -puse énfasis en la palabra "queridos". ¿Era ironía? ¿Tal vez realmente sentía aprecio por ellos? Nunca lo sabrían, pero la verdad era que mis científicos eran mi pequeño orgullo. -Y ahora, demos por iniciada la investigación de la fisonomía externa e interna del sujeto A-1, encontrado en las Llanuras Heladas. -dije a toda la "clase", limpiándome las gafas antes de empezar.

-Veamos. -me coloqué los guantes de látex con un movimiento experto. Era la enésima vez que hacía ese gesto en mi vida. Empecé por lo obvio, para ir concretando más. -Bien, creo que resulta evidente que lo que más cabe destacar del cuerpo del sujeto en un principio son sus rasgos humanoides. Si bien su deformidad resulta evidente, tiene simetría lineal y yo diría que podemos afirmar que su línea evolutiva es, al igual que el ser humano, proveniente de los primates. -Agarré uno de sus grandes brazos con algo de dificultad. Era muy pesado. -Podemos ver que sus brazos son grandes y poderosos, y, contrarrestando con su fisonomía humanoide, podríamos llamarlos anormalmente largos. Sin mencionar... -agarré la garra del ser y lo mostré a la gente. Algunos estudiantes soltaron una exclamación de sorpresa al ver bien las garras del sujeto. -...sus garras del extremo. Sus manos son toscas, de uñas largas y con algunas extrañas formaciones óseas. -solté la garra y me froté la barbilla, cubierta por una mascarilla. -...me pregunto si su función es sólo ofensiva, o si por ejemplo pueden servir para cavar la tierra... -miré a las mujeres que me acompañaban. -¿Alguna opinión al respecto?




No siempre soy tan serio:
avatar
Mikhail Kostova
Líder de La Organización


Cantidad de envíos : 689
Fecha de inscripción : 21/12/2009

Datos
Edad: 27
Nivel/Poder: Nivel 9.
Resistencia mental:
6/10  (6/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: Mini-trama: érase una vez, el cuerpo amorfo. (Emma O'Connor)

Mensaje por Emma O'Connor el Lun Dic 12, 2011 10:13 am

Emma aquella mañana se había levantado tarde, había estado investigando sobre los mutantes casi toda la noche porque su jefe, Mikhail Kostova, le había dicho lo ocurrido, habían encontrado el cadáver de un mutante. La noticia la había sorprendido, a decir verdad, nadie había destrozado a un mutante. Una parte de su cerebro pensaba que tal vez aquel mutante había sido, algún día, su hermano, sin embargo, si ella no lo había encontrado, dudaba mucho que fuera aquel mutante muerto.

Emma se vistió con una camiseta azul de tirantes escotada y unos pantalones cortos, cogió su equipación y se dirigió a la sede de la organización. Llegaba tarde, aceleró el paso marcando el ritmo con sus converses. Sus pasos resonaban por todo el pasillo, pero al fin llegó a la sala donde se haría la autopsia a aquel ser.

- Siento el retraso - Le murmuró a Kostova cuando pasó por su lado. Cogió los guantes de Latex que este le tendía y se puso la mascarilla. Delcolgó su bata de uno de los discretos percheros y se la abrochó rápidamente. Allí había más gente, pero quería ver antes el rostro del cádaver, antes de calmarse, quería asegurarse de que no era la cara de alguien que no sabía ni si seguía vivo. Una sensación de alivio la inundó cuando no pudo ver ninguno de los rasgos característicos de su hermano. Genial.

Escuchó con atención las menciones del cuerpo que Kostova hacía con suma atención. Todo aquello se debía a la gran mutación, había tenido que sufir todo aquello para sobrevivir a un mundo desconocido. - Aunque igualmente podría ser para desgarrar algún tipo de alimento vegetal de cáscara muy dura. - Colaboró ella. No siempre tenían que ser dirigidas al ataque las partes de aquellos seres, de aquellos mutantes. No los odiaba, simplemente le daban pavor. Pensaba ella.




Nadie me dirá que hacer
Nadie me dirá con quien yo salgo

Nadie me dirá cuando volver
Nadie conducirá mis pasos
avatar
Emma O'Connor
Miembro de La Organización


Cantidad de envíos : 18
Fecha de inscripción : 28/10/2011
Localización : Si me encuentras, te doy un premio

Datos
Edad: 25
Nivel/Poder: nivel cuatro
Resistencia mental:
5/10  (5/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: Mini-trama: érase una vez, el cuerpo amorfo. (Emma O'Connor)

Mensaje por Mikhail Kostova el Miér Dic 28, 2011 11:50 pm

Asentí a lo que O'Connor decía. Sí, la funcionalidad de esas garras era discutible, por supuesto. Podían ser desde armas defensivas, hasta un medio para alimentarse como decía ella, pasando por herramientas especializadas por excavar. ¿Por qué se me había ocurrido eso? Lo miré detenidamente de nuevo.
-Acabo de pensar que también es posible que esas garras fueran útiles para excavar hoyos, madrigueras, o lo que fuera. -señalé las garras, y tomé notas. -Si te fijas, las extremidades superiores del Amorfo son muy similares a las de un topo.

Me llevé la mano a la barbilla, acariciando la suave pelusilla que la recubría, pues como casi siempre, había estado muy ocupado como para ocuparme de mi aseo personal, y pensé un poco.
Lo que más me extrañaba era que todos los Amorfos eran diferentes entre sí, ninguno mostraba una morfología igual, a excepción quizás de las gemelas, aunque eso era otro tema. Tal vez, eso significaba algo, mas no me atreví a decir nada sin antes saber más cosas.
Con el brazo cruzado sobre mi tórax, aún algo resentido, pues cuando lo de las Llanuras Heladas me había roto una costilla, y el codo apoyado sobre este brazo sujetándome la barbilla, me quedé mirando fijamente al cuerpo, hasta que tomé la decisión de que ya era hora de realizar análisis más profundos.
-Bien, creo que ya es hora de realizar una prueba de ADN. -fruncí levemente el ceño. -Hay algo... que no me acaba de cuadrar... -murmuré, más para mí que para los presentes.
Giré mi cabeza hasta la becaria.
-Por favor, señorita Aoyama. -la chica, que de tan menuda, parecía a punto de desaparecer entre los pliegues de la bata blanca, se acercó a mí, diligente. Señalé al Amorfo con un gesto de la mano. -Haga los honores. Coja muestras de tejido del sujeto, y póngalas a analizar. Usaremos, como es habitual, el método de análisis molecular. -dije para que los que estaban apuntando pudieran escuchar bien.
Me pasé la mano por la cabeza.
-Ya que tardará un poco, dejemos que la máquina trabaje, y nosotros mientras haremos tiempo mientras seguimos examinando el cuerpo. Aunque creo que deberíamos aguardar a tener más resultados antes de hacer más conjeturas.




No siempre soy tan serio:
avatar
Mikhail Kostova
Líder de La Organización


Cantidad de envíos : 689
Fecha de inscripción : 21/12/2009

Datos
Edad: 27
Nivel/Poder: Nivel 9.
Resistencia mental:
6/10  (6/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: Mini-trama: érase una vez, el cuerpo amorfo. (Emma O'Connor)

Mensaje por Apocalíptica el Jue Dic 29, 2011 12:38 am

-Ahora mismo lo hago -respondió, obediente, con su diminuto aunque decidido timbre de voz.

Diligentemente, la joven aprendiz cortó una pequeña muestra de piel de la criatura con sumo cuidado y fue a introducirla en la máquina analizadora de ADN que había en el laboratorio; un instrumento cuya tecnología todavía no había podio ser actualizada de la que había antes del fin del mundo. Si la máquina llegaba a ofrecer algún resultado al analizar la muestra, significaría que los científicos estaban ante otro ejemplo de mutación animal tras el fin del mundo.

-Ya está en proceso, serán unos cuantos minutos -nunció mientras volvía a su posición cerca de su líder y maestro. Al lado de este también había otros tres jóvenes que apuntaban a toda prisa cada una de las palabras y movimientos que se estaban haciendo, y, delante, otros tanto que iban ofreciendo el material y ayudando en lo que podían.

-Tomaré una fotografía de las garras para dejar constancia en el archivo -sugirió una chica tomando una cámara pequeña y acercándose a la extremidad superior derecha del ser.
-En el interior de las uñas he encontrado residuos de sangre, imagino que de la pelea, pero nada de tierra que pueda indicar que las usaba para excavar madrigueras -comentó otro de los becarios. Los apuntadores anotaban a gran velocidad.
-Si habitaba en las llanuras heladas tampoco habría mucha posibilidad que excavara, la mayor parte de esa zona son placas de hielo flotando sobre el agua. Hay poca tierra, ¿no es así? -apuntó finalmente la joven japonesa a la vez que alzaba su rostro para mirar a Mikhail, esperando una confirmación suya.



Si me estás sintiendo...
significa que empezarás a sufrir.


¿Ya sabes quién soy? ~ Divirtámonos
avatar
Apocalíptica
Narración


Cantidad de envíos : 260
Fecha de inscripción : 23/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Mini-trama: érase una vez, el cuerpo amorfo. (Emma O'Connor)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.