Navegación

Lilith Enid Alessia Mikhail
Últimos temas
» Lost Dimensions {Elite}
Jue Dic 27, 2012 6:36 am por Afiliación

» City Hunters; El fin del mundo {Élite}
Mar Dic 18, 2012 9:16 am por cc1977

» Over The Limit [Elite]
Miér Ago 15, 2012 4:32 pm por Invitado

» Love is Destruction {Af.Normal}
Sáb Jul 07, 2012 11:58 pm por Invitado

» Blue Garden - Rol hard yaoi, shota y adulto - Elite
Jue Jul 05, 2012 6:30 pm por Invitado

» Twilight Saga Rol {Afiliación normal}
Miér Jun 27, 2012 7:55 pm por Invitado

» Twilight Rol Suiza {Afiliación Élite}Un año ONLINE !!!
Mar Abr 24, 2012 2:19 pm por Invitado

» The Hogwarts War ELITE
Mar Abr 24, 2012 3:48 am por Invitado

Foros hermanos
Vótanos




Click ClickClick Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click Click ClickAfter the end of WorldUniversité Fourvière Fin del MundoFin del MundoFin del Mundo

[FlashBack] Asco de vida (Edward)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[FlashBack] Asco de vida (Edward)

Mensaje por Kirsten S. Trachtenberg el Lun Feb 21, 2011 5:58 am

En un bosque, me había perdido en un puto bosque y aún no tenía ni idea de cómo se suponía que había llegado a parar a él. Reconstruyendo lo que había hecho en mi día anterior, recordé que por la mañana me encontraba caminando a través de una zona completamente llana y casi desértica en su completo pues tan solo había piedra angosta y algunos matorrales esparcidos, pocas hierbas y flores y menos aún un bosque en sus cercanías. Luego, en el momento en el cual me había parecido que ya era mediodía, me había detenido a descansar un poco en mi viaje detrás del amparo de una gran roca que me cobijaba ligeramente y con la protección que un pequeño fuego podía ofrecerme de los salvajes animales; si había aprendido una cosa en mi tiempo de merodeo por el mundo era que las llamas mantenían alejadas a las bestias. Después de aquella pausa en la que había revisado todas mis pertenencias, descubriendo con gravedad que el mechero que me quedaba estaba empezando a gastarse ya, había reanudado la marcha con el vientre aún vacío y hambriento y continuaba dirigiéndome hacía delante donde seguía sin haber un bosque como destino.

Así que no tenía ningún sentido que en aquellos momentos me encontrara completamente adentrada entre árboles frondosos que me impedían siquiera ver el cielo y por mucho que hubiera continuado caminando cuando el sol ya se había puesto, cosa que sabía que no debía hacer y que ya no volvería a repetir nunca más, porque los bosques tampoco aparecían de la nada. Pero no valía absolutamente la pena desperdiciar el valiosos tiempo tratando de averiguar cómo había terminado en aquel lugar pues lo importante era saber cómo iba a salir de él, estaba absolutamente perdida y la oscuridad de la noche no ayudaba mucho a orientarme en un lugar como aquel. Lo primero que hice, pues, fue detener mi avance y mirar lo que se hallaba a mi alrededor, intentando así poder encontrar algo reconocible o algo que me guiase. Sin embargo aquello fue peor, necesario pero peor, pues entonces empecé de cobrar mejor consciencia algún de lo peligroso que era el lugar en el que me había metido: podía oír perfectamente los sonidos provocados por los animales nocturnos, que ahora habían salido de sus madrigueras disponiéndose a cazar su alimento. Y yo, ahí, sola y completamente desvalida, ¿no era a fin de cuentas un blanco muy fácil? Aunque, estaba en los huesos, así que no deberían ir a por mi... Pero no podía limitarme a confiar en eso último: la situación era desesperada para todos en aquellos tiempos, incluso para los animales, por lo que estaba segura de que si era por comer no darían ascos a nada. Un escalofrío atravesó mi piel olivácea, sentí el miedo de mi posición y empecé a ponerme nerviosa como siempre hacía a la mínima que algo se escapaba de mis manos, y qué fácil era que algo se escapara de mi control. El miedo y los nervios se transformaban en enfado, del enfado pasaba a la rabia y de la rabia a la furia; en apenas unos segundos estaba sacando humo y reanudando de nuevo mi marcha con un más que evidente mal humor. Asco de bosque, asco de mundo y asco de todo.
Me abría paso entre las ramas apartándolas de mis ojos con violencia y a la que me tropezaba con algo, porque lo hacía debido a lo poco que miraba lo que pisaba, me dedicaba a darle una patada para alejarlo de mí; una escena un tanto patética debo confesar pero la incomodidad me oprimía por completo y yo, como siempre, a la mínima que me sentía pinchada saltaba cuál gato rabioso intentando arañar incluso lo imposible. Además la música de ambiente no ayudaba mucho a mi tranquilidad porque a cada minuto oía un aullido, unos gruñidos, un movimiento de las hojas, que me hacía saltar del susto y cambiar de dirección. Finalmente saqué el mechero, mi única arma y mi única defensa, dispuesta a acabar ya con todo fuera como fuera y, si hacía falta, le calaba fuego a todo el puñetero bosque -aunque aquello era algo que no estaba dentro de mi limitado poder. Lo agarré entre las manos que me temblaban debido al intenso frío de la noche y del clima y, con los dedos entumecidos, traté de hacerlo funcionar con la ruedita pero nada: cuando a la cuarta vez logré coordinar el movimiento, no se produjo chispa alguna. Lo agité enfurecida de nuevo pero fue inútil, se había terminado el líquido y por lo tanto me había quedado incluso sin lo único que me podía suponer una ventaja. ¿Y ahora qué hacía? Bueno en Ragnarök, por si me encontraba algún día en aquella situación, me habían ido enseñando otras formas de conseguir mi elemento como rascando piedras o frotando palos, incluso llevaba conmigo un trozo de cristal para poder hacer el truquito de la luz, que ahora resultaba inútil al ser de noche. Descarté las ramas porque todo estaba demasiado húmedo en aquel lugar por lo que sería una auténtica pérdida de tiempo intentarlo con madera, así que busqué dos piedras de un tamaño adecuado y lo intenté con ellas. Por fin, después de muchos ridículos fracasos, logré una chispa la cual atrapé rápidamente con mi poder elementalista. Era tal la fatiga que sentía, no obstante, que apenas pude crear una llamita de diez centímetros de diámetro. Asco de vida.

Con aquel minúsculo fuego iluminando mi rostro, seguí avanzando sin pensar que, tal vez, crear una luz en medio de toda la oscuridad no había sido precisamente una buena idea para pasar desapercibida.


Última edición por Kirsten S. Trachtenberg el Dom Jul 17, 2011 12:48 am, editado 1 vez




Somos las dos caras de la moneda,
el reflejo de un mismo espejo.
K&K


The girl in fire:

avatar
Kirsten S. Trachtenberg
Miembro de Ragnarök


Cantidad de envíos : 211
Fecha de inscripción : 22/03/2010

Datos
Edad: 19 años.
Nivel/Poder: Elementalista con el control del fuego (Nivel 4), no puede crearlo de la nada pero sí hacer cualquier cosa con él. Si se descontrola puede llegar a ser muy peligrosa.
Resistencia mental:
9/10  (9/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: [FlashBack] Asco de vida (Edward)

Mensaje por Edward Sheffield el Mar Feb 22, 2011 10:30 am

Su olor era inconfundible. Un humano. Una humana en medio del bosque. Volvía, como siempre, a no saber a donde ir, a donde dirigirme, que hacer. Sentía que me ardía la cicatriz. aun rosácea, del abdomen. Era capaz de rememorar sin mucha ayuda el dolor de las balas. El dolor de la extraña... ¿Avaricia?... No... Ese impulso irremediable de destruir del ser humano, como por simple placer o sin razón alguna se planteaban ideas malévolas donde todos salían perjudicados, menos ellos. ¿Diversión? No creo... No creo que un animal pueda ser tan cruel. O quizás sí. No lo dudé demasiado. Olisqueé por última vez el aire húmedo notando mi piel canina encresparse.


Un camino, una luz, mi reflejo.

Un escalofrío me recorrió la columna al notar la fría tierra contra mi cuerpo desnudo. Me levanté algo frustrado. Mi cuerpo humano seguía bastante dolido después de todo. La recuperación me era más lenta y resultaba más molesta. Sin contar las transformaciones que se hacían más duras, largas y pesadas. Pero prefería evitar el peligro. No pretendía simpatizar con aquella muchacha. Mucho menos acercarme demasiado. Siquiera sabía donde se encontraba exactamente. Pero aun así, no atacaría una forma humana sino estaba a la extrema defensiva, que aunque me hubiese gustado, me era imposible ejercer. Caminé algo encorvado. Congelado. Todo esto debido a las temperaturas altas a las que me sometía bajo el espeso pelaje de un lobo salvaje, una transformación brusca en un estado penoso y la tensión que, al menos para mí, afectaba el ambiente en grandes proporciones. Sino conseguía una fuente de calor acabaría maldecido por aquellas cosas que los humanos de ciudad decían que se metían dentro y atacaban el cuerpo con palabras raras como "organismo" y "virus"... ¿Quién se decidía a llevarles la contraria con sus creencias? Estúpidas y extrañas, pero era lo que tocaba en casos de emergencia. Daba pasos a ciegas mientras escuchaba extraños ruidos a mi alrededor, no de mi hogar, sino de otra cosa, como un raspeo y luego una respiración agitada cada vez más cerca. Me escondí tras un roca y casi grito de alegría. Había topado con uno de los escondites preventivos de ropa. Me puse una camiseta y unos pantalones sucios, eran de una tela azul algo áspera, "vaqueros" me habían dicho los otros. No terminé de abrocharlo con bastante poca agilidad cuando la chica se encontraba a menos de un metro de mí. Buscaba piedras. Me quedé allí escondido espiándola, mirando extrañado sus movimientos, el que pretendía. Debo admitir que en lo más profundo de mi interior la discordia entre el pánico, el rencor, la curiosidad y la complicada conciencia humana me comenzaba a marear.

Entonces la vi. Vi lo que hizo. Es más, vi el "cómo" lo hizo. Allí estaba yo, paralizado mientras la pequeña llama que la chica sujetaba con un poder digno de la madre naturaleza pero más perdido en la comprensión de los que me hablaban de "la gripe". Arrugué el gesto extrañado. La discordia había cesado dándole lugar únicamente a la curiosidad y el miedo. Emprendió de nuevo su camino. Pasó justo al lado de la roca con la suerte de que pude esconderme a tiempo tras ella sin que aquella mágica luz me descubriera. La seguí. Caminando despacio intentando no estallar el pánico. Porque así estaba ella, alterada, lo notaba en su cara, en como reaccionaba su cuello, en como sus pasos eran más indecisos que los de un perro herido. Pero la suerte dejó de acompañarme. Pisé una piedra puntiaguda, pude mantener el grito de dolor pero no el instinto reflejo de saltar hacia atrás lo que me hizo chocar contra un árbol y pisar varias ramas armando un gran escándalo junto al vuelo de unos pájaros adormilados. Jadeante por el pinchazo de dolor que ahora invadía la herida cicatrizada miré alrededor buscando un escondido posible acabando detrás del tronco si quitar la mirada de la tambaleante llamita que destacaba entre aquella espesa oscuridad.



Edward Sheffield

Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 15/02/2011

Datos
Edad: Edward Sheffield
Nivel/Poder: Nivel 4. Transformista.
Resistencia mental:
6/10  (6/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: [FlashBack] Asco de vida (Edward)

Mensaje por Kirsten S. Trachtenberg el Mar Mar 01, 2011 10:26 am

Hacía frío, seguía temblando y, por más que no quisiera pensar en ello, a veces no sabía hasta que punto lo hacía solo por la baja temperatura del ambiente o también por el miedo que me invadía por dentro: un miedo creado por la duda y la incertidumbre sobre cuál era mi situación. La llama seguía flotando sobre mi extendida palma derecha demostrando en su discontinuo fulgor mi propia inestabilidad emocional, había momentos incluso en los que la luz emitida disminuía hasta el punto de casi extinguirse del todo, entonces se recuperaba y volvía a crecer un poco pero nunca llegaba a superar esos pocos diez centímetros de ancho que ocupaba. Seguí caminando con todo el silencio del que era capaz, segura no obstante de que mis pisadas estaban siendo perfectamente audibles, que rompía ramas a cada paso, que mi mera y pesada respiración agitada podía ser perfectamente escuchada por cualquier animal oculto en la oscuridad. La verdad es que tenía clavada en mi interior aquella angustiosa sensación de que estaba siendo observada, vigilada o seguida por alguien, la clásica idea que cualquiera podía tener al encontrarse en una situación como la mía. Pero yo no iba a dejarme llevar por esa clase de paranoias, era obvio que ahí había animales y que sabían que estaba ahí pero no había nadie siguiéndome, no había nadie especialmente interesado en mi presencia. Convencerme de aquello resultaba aliviante y me permitía avanzar como si nada, dicen que la ignorancia da la felicidad y estaba claro, por lo tanto, que pretender que no había ningún peligro lo hacía todo mucho más sencillo. Sin embargo nada podía calmar mi propio enfado conmigo misma y con todo el puñetero mucho porque estar enfadada, en el fondo, me hacía sentir mucho mejor; así de retorcida funcionaba mi mente y seguro que, de haber sido analizada por un psicólogo, habrían encontrado causas y causas explicativas de este comportamiento pero ni nadie tenía el privilegio de recibir una atención psicológica, ni me importaba lo más mínimo lo que me pudieran decir. El roce contra un tronco, raspando mi brazo izquierdo, me devolvieron de nueva a la oscura realidad en la que me encontraba dónde la única luz provenía de la pequeña llama que chisporroteaba delante del inexistente camino, todo lo demás eran una mezcla de sombras, figuras oscuras imposibles de distinguir y bruma gélida. Deslicé metódicamente la mano sobre la rozadura y comprobé que, a pesar del ligero dolor, no me había hecho herida alguna aunque el trozo de tela de la manga se había resquebrajado. Rebufé para mí misma molesta por aquel infortunio y reanudé mi inconsciente marcha.

Fue en ese momento, cuando creía que ya empezaba a tomar control de mi situación y que todos mis presentimientos sobre algo cerca de mí eran puras paranoias, que un ruido en medio del silencio desmoronó por completo mi falsa muralla de seguridad. Una rama se rompió un par de pasos detrás de donde yo me encontraba y el sonido de su seco crugir lo envolvió todo provocándome un frío escalofrío por la sorpresa y el miedo mezclados. Entonces me giré rápidamente, tal vez demasiado incluso, y giré mi rostro llena de nerviosismo buscando con la mirada el causante de todo aquel malestar, fuera lo que fuese se llevaría un buen grito de mi parte porque la histeria se había apoderado por completo de mí. Sin embargo mis labios no profirieron sonido alguno, incapaces, la voz parecía haber desaparecido en ese momento. Di un instintivo paso hacia atrás como si temiera que algo me asaltase en cualquier momento y topé de nuevo con el molesto árbol que antes me había rasguñado el brazo, ahora me hacía tropezar y casi caer. Logrando la estabilización de mi torpe cuerpo, la pequeña llama que aún bailaba a mi lado me permitió darme cuenta por fin de la otra figura que había en escena. Fruncí el ceño para tratar de visualizar mejor en la ligera lejanía que nos separaba pero solo pude apreciar de que se trataba de una persona, el resto eran sombras demasiado difusas para mi vista poco acostumbrada a la nocturnidad.

- ¿Quién eres? -solté. Nunca supe muy bien por qué en aquel momento me volvió la voz y solo fue para dejar escapar algo tan absurdo e impropio, pero no pude controlarlo. Mis palabras sonaron flojas, débiles incluso, casi dubitativas aún y a pesar de mi intento por demostrar seguridad.

Estiré con el aliento contenido la mano que guiaba la chispa de luz y esta, obedeciendo mi muda orden, avanzó hacia delante manteniendo el silencio e iluminando el camino que hacía. Se detuvo finalmente a la mitad de la distancia, tal vez sin más energía para avanzar, pero no era necesario que se alejara más pues ahora ya me fue posible distinguirlo todo con mayor facilidad y nitidez. Me quedé atrapada por el par de ojos azules que me miraban, clavándose en los míos también azules pero completamente distintos. La llama volvió a tintinear débilmente y al final se apagó, aún y así la imagen seguía para mí completamente vigente, nítida y clara como si la oscuridad no me la hubiera arrebatado.




Somos las dos caras de la moneda,
el reflejo de un mismo espejo.
K&K


The girl in fire:

avatar
Kirsten S. Trachtenberg
Miembro de Ragnarök


Cantidad de envíos : 211
Fecha de inscripción : 22/03/2010

Datos
Edad: 19 años.
Nivel/Poder: Elementalista con el control del fuego (Nivel 4), no puede crearlo de la nada pero sí hacer cualquier cosa con él. Si se descontrola puede llegar a ser muy peligrosa.
Resistencia mental:
9/10  (9/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: [FlashBack] Asco de vida (Edward)

Mensaje por Edward Sheffield el Miér Jul 13, 2011 10:46 am

Invadido por la curiosidad nacida del crepitar de aquella pequeña llama salí de mi escondrijo. Decidido a descubrir lo desconocido. De alzarme sobre lo que siempre he deseado no reconocer. A unos metros su pecho se inflaba dejando que la anaranjada luz reluciera la fina capa de sudor. Miedo. O humedad. No podía comprender su extraño espíritu. Tan extraño como el ansia del humano por descubrir que cuando la luz se apaga, cuando el sabor se pierde, cuando el sonido se difumina… Cuando todo se pierda, nada se gana. Tan extraño como la esperanza del ser humano. Esperanza amenazada por mí en aquel momento. Sus labios entreabiertos, su mandíbula levemente caída, sus ojos abiertos, de par en par, sus pupilas dilatadas canalizando el frondoso firmamento que nos rodeaba intentando encontrar una pista. Encontrarme a mí.

Pero no se daba cuenta de la incorrección temeraria a la que se había sometido. Temer cuando es dueña del peligro. Me fui acercando a su persona hasta que aquella llama se expiró en el humedecido clima de la zona. Miré a sus ojos. Tenía el gesto serio. Enmascarado en la preocupación. Tan asustada. Debía de pasarle algo.

- Eddie –dije a su pregunta esforzando mi lengua a la distinguida pronunciación humana.



Edward Sheffield

Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 15/02/2011

Datos
Edad: Edward Sheffield
Nivel/Poder: Nivel 4. Transformista.
Resistencia mental:
6/10  (6/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: [FlashBack] Asco de vida (Edward)

Mensaje por Kirsten S. Trachtenberg el Jue Jul 14, 2011 5:07 am

Parpadeé finalmente por la falta de luz cuando ya ni los restos de la imagen quedaron para cumplir la ficción de que mi llama no se había extinguido. Parpadeé tratando de acostumbrarme a la oscuridad de aquel espeso y frío bosque pero era en vano, mis ojos simples y urbanitas no podían ver en aquella profunda negrura, no al menos más que deformadas sombras y formas a un metro de mí. Pero que no lo viera no significaba que no existiera y en eso se basaba el miedo, mi miedo. Estaba indefensa y adolorida en un lugar desconocido, cuando lo único que podía protegerme se había extinguido. Y ahora estaba él, quien quiera que fuera, salido completamente de la nada en medio de aquel bosque y mirándome con que... ¿curiosidad? No parecía desorientado en aquel bosque como cualquier otro que viajara de paso, como yo, más bien de hecho parecía cómodo en él: como si lo conociera a la perfección. Aquello no podía dejar de hacerme preguntar a mi misma si era algo bueno o algo malo; eso y muchas otras preguntas que se amontonaba por mi mente luchando por ser pronunciadas y resueltas. De momento, solo una había obtenido el premio y la respuesta: su nombre.

Tenía la voz extraña, la más extraña que yo hubiera escuchado nunca antes, y resultaba difícil de describir porque era, tal vez, como si aquel chico no hubiera hablado en mucho tiempo. Pero no tenía sentido, no, no lo tenía en absoluto. Y aún y así... aún y así me resultaba extraña, sentía curiosidad a la par del miedo que aún no me había llegado a abandonar y el frío por supuesto, ese frío helado y húmedo colándose lentamente por mi ropa.

-Tú... ¿no quieres hacerme daño? -dije a continuación. Al principio había pretendido ser una afirmación, una forma de mostrar la firmeza que hasta entonces no se había atrevido a aparecer, pero al final las fuerzas habían menguado y ganaron la batalla las dudas. Tenía muchas preguntas pero, de nuevo, una absurda fue la que se me ocurrió pronunciar. Lo estaba arreglando, claro que sí.




Somos las dos caras de la moneda,
el reflejo de un mismo espejo.
K&K


The girl in fire:

avatar
Kirsten S. Trachtenberg
Miembro de Ragnarök


Cantidad de envíos : 211
Fecha de inscripción : 22/03/2010

Datos
Edad: 19 años.
Nivel/Poder: Elementalista con el control del fuego (Nivel 4), no puede crearlo de la nada pero sí hacer cualquier cosa con él. Si se descontrola puede llegar a ser muy peligrosa.
Resistencia mental:
9/10  (9/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: [FlashBack] Asco de vida (Edward)

Mensaje por Edward Sheffield el Sáb Jul 23, 2011 7:43 pm

No quieres hacerme daño. No la entendía. Había olvidado, o al menos en un principio, la determinación para la que se utilizaba esa palabra, sílabas para mí sin sentido que en su día fue más que impulsos de aire afinados por cuerdas vocales. La miré extrañado esperando alguna respuesta física a su indefinida capacidad de hablar con el cuerpo, de demostrar lo que quieres decir. Los felinos rugían cuando te querían lejos, los perros ladran cuando intentan defenderse, los lobos se engrifan y los cisnes retuerzan su cuello cuando se enamoran. Los humanos simplemente se desperezan con el habla, sin darle importancia a la magia de despertar su entonación de lo que desea decir en su piel castigada por años en humo carbonizado y críticas sin importancia. La miré a los ojos otra vez y luego miré a su cuerpo... Sentía miedo, la única palabra física que pronunciaban sin darse cuenta en un aullido de auxilio involuntario. Estiré mi brazo con lentitud, alcé mis manos con pequeñas cicatrices en proceso de curación y rocé la piel de sus labios con la yema de mi índice.

Algo había en ella que no me encajaba. Quizás que estuviera allí evitando no amargar mi hogar, o aquella textura suave y agrietada de sus labios congelados. Arrugué el entrecejo y aparté el dedo llevándolo sin despegarlo de la piel hasta su mandíbula cual dibujé hasta el pómulo. Buscaba esa pieza distinta, lo que no veía en los demás. Tan oculta como el aire de sus pulmones.

- Eddie -repetí esperando que eso era lo que buscaba.



Edward Sheffield

Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 15/02/2011

Datos
Edad: Edward Sheffield
Nivel/Poder: Nivel 4. Transformista.
Resistencia mental:
6/10  (6/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: [FlashBack] Asco de vida (Edward)

Mensaje por Kirsten S. Trachtenberg el Lun Ago 01, 2011 8:54 am

No me comprendía, podía darme cuenta tan solo por su gesto tras oír mis palabras. Era un gesto que ante mi afirmación no daba a entender nada, ni positivo ni negativo, por eso podía saber que no había comprendido nada de lo que le había dicho. Debía estar mirándome simplemente como lo había hecho des del primer momento, pero nada más. Estupendo. No obstante, me sorprendí a mí misma al saber que no le otorgaba la más mínima importancia a aquel hecho cuando lo usual habría sido que me hubiera desesperado.
No podía verle bien, de nuevo solo sombras poco claras entre ellas, pero oí sus pasos sobre las hojas caídas de los árboles mientras se acercaba hasta mi posición. Él no tenía miedo sino todo lo contrario, cuando se acercó pareció encontrarse absolutamente tranquilo y seguro en aquel lugar. Los árboles, la tierra, los animales, la noche incluso, todo el bosque encajaba perfectamente a su alrededor como si todos formasen un conjunto único y unido; todo excepto yo.

Pero yo no entendía cómo era posible que él se acercara con aquella naturalidad hacia mí, eliminando la distancia que nos separaba hasta llegar a tocarme, cuando nadie más lo habría hecho de aquella forma. Yo solía exudar repulsión en la gente porque no deseaba que se me acercara nadie, con él no obstante no parecía hacer efecto alguno. Sentí el contacto de su mano sobre mi piel sin que hubiera un gesto de duda en su movimiento, sin cortesías. Por un primer instante quise apartarme de él por el rechazo inmediato que me provocaba cualquier contacto físico pero topé de nuevo con el árbol que había detrás de mí, haciéndome de barrera. Su mano se desplazó, reconociéndome, contuve el aliento congelado.

Sacudí mi cabeza tratando de liberarme de la cárcel en la que mi propia mente me encerraba, tratando de ocultar una parte de mí en un muro de indiferencia, esa parte de mí que estaba rota, para liberarme de ella. De nuevo necesitaba buscar fuerzas de cualquier parte, mi lado racional quería tratar de sacar algo en claro pero no podía moverme. Me rendí, muy bien pues, entonces lo haríamos a su manera.

-Kirsten -susurré, finalmente. Una pausa, tres segundos, y volví a coger aire de nuevo esperando que lo que iba a decir a continuación sí lo comprendiera-: Estoy perdida -Lamentable.




Somos las dos caras de la moneda,
el reflejo de un mismo espejo.
K&K


The girl in fire:

avatar
Kirsten S. Trachtenberg
Miembro de Ragnarök


Cantidad de envíos : 211
Fecha de inscripción : 22/03/2010

Datos
Edad: 19 años.
Nivel/Poder: Elementalista con el control del fuego (Nivel 4), no puede crearlo de la nada pero sí hacer cualquier cosa con él. Si se descontrola puede llegar a ser muy peligrosa.
Resistencia mental:
9/10  (9/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: [FlashBack] Asco de vida (Edward)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.